Seleccione idioma:

CADIZ. Toque de atención al Ayuntamiento por su «inacción» contra el ruido

Varios colectivos ciudadanos dirigen un escrito al equipo de Gobierno exigiendo medidas para paliar la contaminación acústica

El ruido, según la Real Academia de la Lengua Española, es «un sonido inarticulado, por lo general desagradable». Su medición y repercusión en una ciudad se hace a través del denominado como mapa de ruido, que es la «representación cartográfica de los niveles de presión sonora existentes en una zona concreta y en un período determinado». Y este mapa de ruido es competencia estrictamente municipal. En Cádiz, un grupo de colectivos y asociaciones se han unido para presentar un escrito ante el Ayuntamiento de Cádiz exigiéndole medidas concretas para paliar y reducir la contaminación acústica en la ciudad.

Agaden, asociación de vecinos Cádiz centro, Ecologistas en acción, La Zancada, la asamblea ciclista Bahía de Cádiz, asociación de vecinos Los Tres Arcos del Pópulo y Facua Cádiz quieren visibilizar a través de este escrito -dirigido al equipo de Gobierno- la necesidad «urgente» de poner en marcha estas medidas ante la problemática de ruido que padece la ciudad «de forma permanente».

A juicio de estos colectivos, el «excesivo nivel de ruido en Cádiz está dejando de ser admitido y aceptado por buena parte de la ciudadanía, cuando es consecuencia inevitable de un determinado modelo de movilidad basado en el tráfico motorizado y en las actividades de hostelería y de ocio nocturno».

 

Para los firmantes, la hostelería y el turismo, aunque son muy importantes para la economía de la ciudad «sustentan solo un pequeño porcentaje del empleo». Buscan que el ocio y el descanso sea compatible aunque, según aseguran, «muchos vecinos tienden a aceptar con resignación y a costa de su salud los efectos colaterales de estas actividades». Es más, las denuncias por ruido se han sucedido en distintas zonas de la ciudad, como es el caso de los vecinos de Muñoz Arenillas o los de Canalejas y el entorno de la plaza de San Juan de Dios ante las molestias producidas por la Carpa de Carnaval, los conciertos y las actividades musicales en la zona portuaria.

El representante de Cádiz Centro, Francisco Gómez, insiste en que «no estamos en contra ni mucho menos en que se genere actividad económica a través de la hostelería o del ocio nocturno con actividades al aire libre pero siempre que sea compatible con el descanso de los vecinos. No pueden pagar el pato siempre los mismos».

El último estudio realizado en la ciudad sobre niveles de ruido (encargado a la UCA) data de 2012 y señala que más de la mitad de la población gaditana vive bajo niveles de ruido excesivos en horario nocturno. El estudio también arroja que el 20% de la población tiene graves problemas para conciliar el sueño por lo altos niveles de ruido durante la noche y el 22% sufre habitualmente graves molestias durante el día.

Este panorama precisa, según apuntan estos colectivos, de una actuación inmediata del Ayuntamiento de Cádiz, «que hasta ahora ha mostrado solo interés en la medición y en la evaluación del ruido ambiental sin asumir compromisos de corrección y reducción».

Denuncias ignoradas

Piden al Consistorio un cambio radical en su actitud respecto a las denuncias ciudadanas por ruido ya que «actualmente son ignoradas». Esta situación obliga al ciudadano a recurrir ante la Junta de Andalucía de forma subsidiaria para que realice las mediciones.

Según explica Antonio Luna, de Ecologistas en Acción y La Zancada, el procedimiento es que, una vez que la administración autonómica hace el informe, lo remite al Ayuntamiento aunque no se producen sanciones de ningún tipo «condenando a los vecinos a que acudan a los tribunales para obtener amparo». Insiste en que, de esta manera, «los vecinos están abandonados a su suerte por la administración competente en materia de ruido».

Por otro lado, exigen la actualización del mapa estratégico de ruido donde se especifiquen los mapas singulares y planes de acción así como la delimitación de las zonas acústicas especiales y saturadas y planes para las mismas. Entre sus peticiones al Ayuntamiento también figura la redacción de una nueva ordenanza de protección contra el ruido, regular y emplazar las actividades musicales al aire libre en espacios «donde no impacten acústicamente en la población».

Asimismo, campañas informativas a los vecinos de las zonas afectadas y la creación de una unidad para poder realizar mediciones de ruido en el momento en el que se produzca la denuncia.

Los colectivos insisten en que el exceso de ruido en la ciudad no se produce tan solo por el ocio nocturno y por la actividad hostelera sino por el tráfico o, por ejemplo, por la maquinaria del servicio de limpieza y recogida de basuras. Su antigüedad ante la falta de un nuevo pliego produce niveles de ruido que superan con creces el permitido. En concreto, en horario nocturno, es decir, de 23 horas a 7 horas, la ley establece que no se pueden superar los 55 decibelios.

Para la hostelería recomiendan una serie de actuaciones como la inspección del nivel de aislamiento acústico de los locales de ocio y velar por el cumplimiento de los horarios de terrazas y bares; hacer mediaciones periódicas y constantes en las áreas especialmente afectadas por el problema o regular la apertura de nuevos locales de ocio coordinando los esfuerzos y propuestas de las diferentes administraciones con ciudadanos, asociaciones y colectivos.

En este sentido, también proponen que se exija de oficio el cumplimiento de la normativa acústica a los bares con música ya que «solo se hace si hay una denuncia». Por último, aconsejan no permitir la ampliación de horarios de cierre de los establecimientos y establecer una separación de ocio nocturno y uso residencial.

Desde la patronal, Antonio de María, asegura que sería necesario que desde el Ayuntamiento se revisaran las zonas declaradas como saturadas acústicamente ya que «pueden no serlo en estos momentos y se podría levantar esta declaración, que impide por ejemplo la concesión de licencias para abrir nuevos establecimientos en dichas áreas».

Aumento de zonas peatonales

En cuanto al tráfico, proponen aumentar la peatonalización de calles y plazas; regular los horarios de carga y descarga (hay superficies integradas en la ciudad que comienzan a las 5 de la mañana); modificar el sistema de baldeo y de recogida de residuos y regular el horario y tipo de vehículos; controlar el tráfico motorizado; aumentar el número y la superficie de áreas estrictamente peatonales; y apostar por calmar el tráfico reduciendo a 30 kilómetros hora la velocidad máxima permitida en el entorno urbano.

Con esta llamada de atención al Ayuntamiento se pretende reavivar el debate sobre la contaminación acústica en la ciudad y recordar «que hay que combatir la inacción del Ayuntamiento». En su opinión, es necesario destinar mayores recursos económicos, técnicos y humanos «para garantizar la reducción del ruido y el bienestar ciudadano».

FUENTE: https://www.lavozdigital.es/cadiz/lvdi-toque-atencion-ayuntamiento-inaccion-contra-ruido-201811091912_noticia.html

Volver
ACTUALIDAD Noviembre 2018 ARCHIVO
Ctra. Nacional 120, Km. 4.
24010 Trobajo del Camino. León
Delegación
MADRID
Delegación
VALENCIA